Siguiente
Anterior

05

08

La neurociencia es necesaria

por El Economista

 

A la vez que las distintas disciplinas llegan a un punto de especialización tal que no puede llegar a estudiarse más sobre ella, sucede algo inevitable y de gran aporte al conocimiento, su inter-relacionamiento con otra ciencia. Es así que vemos como la ciencia de las probabilidades y las estadísticas son aplicadas en la mayoría de las ramas, desde medicina, psicología hasta economía. También se ha llegado al punto donde la neurociencia empieza a formar parte del léxico común dentro de las organizaciones, interrelacionándose con el liderazgo, la economía, la administración, marketing y reclutamiento de personal entre otros.

 

Qué es la neurociencia?

Según el libro Neurociencias y educación guía práctica para padres y docentes de Marcela Garrido Díaz la neurociencia "es la ciencia del sistema nervioso central y lo estudia desde un punto de vista multidisciplinario, es decir, mediante el aporte de diversas disciplinas como la química, la biología, la física, la electrofisiología, la informática, la farmacología, la genética, etc. Entonces decimos que el conjunto de disciplinas cuyo objeto de investigación es el cerebro y su relación con el aprendizaje y la conducta."

 

Qué nos ofrece la neurociencia?

La neurociencia al estudiar a profundidad el cerebro humano nos permite comprender de mejor manera su funcionamiento y reacciones, ejes de suma importancia en el liderazgo dentro de una organización, así como también de la respuesta que puede tener nuestro equipo de trabajo o personas en general hacia ciertos estímulos o presiones del medio ambiente en el que se desenvuelven.

 

Por ejemplo un artículo realizado por Margaret M. Polski del centro de estudios de neuroeconomía de la universidad de George Mason en el año 2007 llamado "Sociedades gobernantes de cerebros: Aplicaciones de neurociencia a la organización económica y la gobernanza", a través del análisis de las bases biológicas de cómo se toman decisiones y sus implicancias sobre la capacidad de auto-regulación del ser humano y las organizaciones económicas, llegó a la conclusión de que al parecer la forma que mejor se ajusta para que el humano se auto-regule es un sistema poli-céntrico que incluye por una parte la propia auto-regulación, la regulación voluntaria por medio de interacción con otros, y en un estado por defecto de regulación involuntaria explicada por el principio de Mandeville "lawgivers and other wife men" (que traducido al español significa los creadores de leyes y las esposas de otros hombres, básicamente este principio indica que los que crean las normas logran que el resto de las personas asuma que es mejor el bien común que el individual y por ello acatan la norma), concluye que si el pensamiento y la toma de decisiones son homeodinámicos, entonces desarrollar perfiles empíricos de individuos y como trabajan en conjunto bajo un sistema de normas es un tema importante tanto para la economía organizacional como para le neurociencia, y que es necesario que ambas ciencias colaboren para lograr entender como el humano se auto-regula y toma sus decisiones.

 

En definitiva llegar a un mayor entendimiento del ser humano, sus reacciones, sus patrones facilitarán la toma de decisiones en una empresa, en un estado o en cualquier tipo de organización, por ello es que cada vez más se utiliza la neurociencia en la capacitación, reclutamiento de personal, marketing y liderazgo. En nuestro medio todavía no existen estudios profundos ni universidades que hayan implementado áreas específicas de neurociencia, sin embargo, debemos tomar la literatura existente de otros lugares para implementarla de a poco en nuestro medio, y así tomar decisiones más conscientes y estudiadas.